Presoterapia

Presoterapia

Es la aplicación de presión, positiva o negativa, para producir un vacío sobre una zona del organismo y tener así un intenso estímulo circulatorio. La introducción de aparatos automáticos ha hecho que este vacío pueda conseguirse mediante aplicadores locales de presión continua o alterna. Su aplicación activa la circulación de retorno (venosa y linfática).

Tarifas entre 15 y 18 €, consúltanos para más información.

Cuando hablamos de presoterapia hablamos siempre de drenaje linfático y es por este motivo por el que deseamos que tengas muy claro el concepto de drenaje linfático sobre el que se basan todas las aplicaciones de la presoterapia, tanto en el campo de la medicina como en el de la estética.

La linfa es un líquido incoloro que circula por los vasos linfáticos a través de las contracciones de pulso de los músculos y los vasos sanguíneos. Como un sistema de eliminación de residuos, drena el exceso de líquidos, toxinas y residuos celulares. Los ganglios linfáticos ubicados a lo largo de los vasos linfáticos, especialmente en los pliegues a cada lado del cuello, la ingle y las axilas, actúan como  filtro de las toxinas y desechos que lleva la linfa. Cuando el flujo de la linfa es defectuoso o insuficiente, se pueden producir  diversos problemas como: hinchazón de los miembros, envejecimiento prematuro, celulitis, piernas pesadas, estrías, etc..

Hay dos métodos principales de drenaje linfático manual: el método Vodder y el método Leduc. La práctica del Dr. Emil Vodder se remonta a 1932 y se basa en una serie de maniobras de masaje con las manos. El método del Dr. Albert Leduc se basa en el trabajo de Vodder, pero utiliza maniobras ligeramente diferentes y la ayuda de unas botas inflables conectadas a un compresor de aire (presoterapia).

El tratamiento de presoterapia se suministra a través de cobertores o botas (especiales para la presoterapia) que recubren las piernas y glúteos, a través de las cuales se realiza sobre el cuerpo una presión positiva que se va alternando en forma ascendente, por lo cual se le llama también presoterapia secuencial. A través de estas ondas de presión, la presoterapia estimula el sistema circulatorio, generando un drenaje linfático y contribuyendo así con la eliminación de líquidos, grasas y toxinas que generan la celulitis, edemas, linfoedemas y trastornos venosos como las várices.


La presoterapia logra reactivar el sistema circulatorio, aumenta la oxigenación del cuerpo, estimula el sistema inmunológico y tonifica los músculos. Además de estos beneficios médicos, encontramos entre sus ventajas estéticas que la presoterapia elimina la celulitis, previene la formación de nueva celulitis, y modela y reafirma glúteos y piernas.

También te puede interesar...

 

Nuestras marcas